mis amigos

24 de septiembre de 2015

en el lago y sus pueblos

   







 Llegamos al lago, mejor dicho al embarcadero del lago para tomar un tour por algunos de los poblados lacustres siempre es divertido recorrer en lancha de motor la distancia para llegar a cada poblado es una delicia.
  Camimo a San Marcos el recorrido es muy graro poco despues de salir se ven bellas casas que imaguino fueron construidas por extrangeros algunos parecen voerdaderos chalets suisos,uno tiene forma de pagoda en fin es grato distraerce contemplando las casas por el camino y la exuberante naturaleza que complementa el panorama.
    San Marcos es un pequeño pueblo cafetalero que hospeda a turistas que acuden en busca de tranquilodad buen café y donde leer o escribir con calma, junto al embarcadero un hotel con temazcal te recibe desde donde tienes una buena vista del lago, recorrer sus caminos estrechos te hace sentir que paso a paso puedes descubrir algo nuevo.
    Las vistas en el recorrido hasta San Juan no desmerecen en nada a las antes obcervadas, puedes ver los volcanes que rodean el lago y que son espectaculares no te cansas de voltear de un lado a otro recreando la vista a cada instante.
    San juan es un bello pueblo que se gana la vida vendiendo las pinturas que hacen sus pobladores, mas otras artesanías que son coloridas y casi siempre con tema local, relacionados con el lago o con el cultivo del café, son interesantes algunos pintores  que sobresalen con temas diferentes. vale la pena ver sus obras que por cierto no las venden a precios exorbitantes.
     Tras tomar un rico café y desalojar los intestinos el viaje continuó a San Redro Atitlan  un colorido poblado que sobresale por una enorme y rara iglesia de no se que denominación y la iglesia del pueblo con una enorme imagen en su jardín de San Pedro con todo y llaves del reino creo con facilidad supera los 3 metros; se come rico en su mercado donde venden algunas reinvenciones de comida cantonesa  el incluso un pollo frito enpanizado como para chuparse los dedos, claro que comí como cada vez que regreso a ese pintoresco lugar.
     Santiago Atitlan es sin duda la cereza del pastel hermoso por su mercado y por su iglesia, por sus bordados de pajaritos que pareciesen estar vivos a punto de soltar el vuelo, la gente cálida y su culto a Machimon, es este un lugar del que puedes con facilidad enamorarte y desear pasar ahí un buen tiempo viviendo.
     Existen otros pueblos ribereños a los que también se tiene acceso por lancha pero estos son los que sobresalen o al menos los que las agencias de viajes manejan para los turistas.
      De nuevo a Panajachel pasamos el resto del día y por la mañana temprano el camino sigue llevándonos a Antigua que ....     

2 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

un placer es
siempre leerte
Y me voy en puntas de pie para no despertarte

Juan Pan dijo...

Sigo disfrutando con placer inmenso tu viaje, amigo Mario. Las fotos son preciosas. Un abrazo