mis amigos

2 de julio de 2011

El carretón




     Saliendo de casa de mis padres me encuentro con esta bella imagen que me impresiono tanto que no pude menos que sacar la cámara fotográfica t tomar una o dos fotos de tan bello carretón con sus sillas de colores llenando todo su espacio.
     Hoy que reviso las fotografías para ver que poner en el blog la encuentro y vienen a mi mente gran cantidad de recuerdos de la infancia, donde ahora ven esos edificios al fondo era un gran terreno baldío, como lo llamaban todos los vecinos,  en una orilla, la mas cercana a casa vivían en dos casuchas de madera (tejabanes) dos familias que se dedicaban a hacer estas sillas o silletas o sillas de retama por el nombre del arbusto del que obtenían la madera, una cancha donde se jugaba foot bol de las ligas locales los fines de semana al fondo un os postes de alta tensión y bordo donde solíamos correr y contar historias de miedo las cálidas tardes de verano.
    Gratos momentos pasamos de niños en ese gran lote baldío los años pasaron y de las familias aquellas que se mantenían fabricando estas cómodas y económicas sillas creo fueron desalojadas, una de ellas rento una pequeña casa en la cuadra pero al tiempo salieron del barrio y no supimos mas de ellos, de hecho ya la mayoría de los chiquillos que correteábamos en ese lugar rama en mano a la caza de las mariposas que presagiaban la llegada del invierno ya pocos quedan viven en el rumbo pero de vez en cuando cuando visitan al igual que yo a sus padres nos saludamos con agrado y platicamos brevemente recordando los días pasados.
     Perdón tanta divagación por una fotografía pero al verla no pude menos que compartirles un pedazo de mi infancia.