mis amigos

11 de marzo de 2016

muertos de otras partes





        No es fácil soltar la costumbres de toda la vida aquellas que conoces de siempre, tradiciones del país donde naciste.
       En esta ocasión mis pasos me traen de nuevo a Guatemala con el gusto morboso de ver y vivir la forma en que festejan a sus muertos  por estos lugares, ya quede mi infancia guardo gratos recuerdos de esta fiesta en que se recuerda a los fieles difuntos, visitar el panteón o camposanto como le llaman en algunos lugares llevarles flores de papel encerado para decorar y alegrar las tumbas, algunas familias comían en el cementerio después de adecentar la lapida y adornos, los platillos que le gustaban al difunto para recordarlo y rendirla homenaje; al salir compraban caña de azúcar, mandarinas, casi siempre este día inician los fríos del otoño, cae alguna lluvia ligera y esta nublado casi siempre.  
    Mas recientemente la vida me llevo de la mano por otros lugares donde las formas de recordar a sus muertos varia vi como construyen los altares para tos que ya no están con nosotros, pero que se les recuerda con mucho cariño y amor.
    Estos adornos o altares varían de acuerdo al lugar y a los productos propios de la región, naranjas, jicamas, caña de azúcar, cacahuetes, tejocotes; flores diversas pero en especial el zempazuchitl o flor de los muertos engalanan los altares, papel picado, imágenes religiosas fotografías de los difuntos comida del gusto de quien se ha marchado, no puede faltar lo que le gustaba tomar ( su mezcalito, cerveza, tequila y otras tantas bebidas espirituosas, chocolate, atole café) agua, sal y algunas cosas mas decoran el altar; es importante el copal y las veladoras.
      Las veladoras para iluminarles el camino y no se pierdan o lleguen a otra casa, el agua y la sal por el cansancio de tan larga caminata, en fin es todo un ritual y una gran creencia.
       En algunas partes se reza todo el tiempo mientras se construye el altar; la estructura varía en cada lugar, dando color y cariño a estas fechas.
        Por eso es que en estas fiestas de todos los santos y viajando a Guatemala tenía gran curiosidad y emoción por ver como es su celebración, con ese animo llegamos a Chichicastenango el 31 de octubre por la tarde casi noche, nuestra gran sorpresa fue encontrarnos con una fiesta totalmente diferente, era la fiesta en honor a Santo Tomas patrono de el lugar y ademas en esos días se elige a los cofrades (hombres que se han de encargar del cuidado de alguno de los muchos santos que tienen en la iglesia de Santo Tomas, es común que cada santo tiene su cofrade encargado y un grupo de ayudantes devotos que lo cuiden y adornen durante todo un año, lo visten y reparan si es necesario, adornan las andas con las que los sacan los días de mercado para que la venta sea buena,ellos tiene que tener mucho cuidado porque son responsables que a el santo no le pase nada durante su cofradía, el pueblo entero esta de fiesta que durara hasta la madrugada del 3 de noviembre.
        La noche del 31 de octubre se baila con música viva se quema el torito que es una figura de cartón engalanada con globos, adornos de papel y claro los juegos pirotecnicos que se encienden una persona lo carga bailando al ritmo de la música y asustando a los que observan el espectáculo, esto dura prácticamente toda la noche.
       El siguiente día continua la fiesta pero ahora con danzantes que en sus mascaras ridiculizan a los españoles, se supone representa la danza una hacienda y a sus caporales, dura todo el día, la noche y el siguiente día los cofrades entrantes y salientes toman comen y gastan hasta lo que no tienen para esta celebración.
      La fiesta de los muertos es en el panteón donde se llevan flores y veladoras a sus difuntos algo parecido a lo que se hacía en mi ciudad natal con la variante que ellos suben a las tumbas y vuelan papalotes  o cometas, en algunos lugares son enormes pasan el día con ellos y regresan a sus casas terminadas las fiestas, se come in plato típico al que llaman chafaina que lleva un poco de carne de todo tipo verduras, aceitunas, alcaparras, palmito y no se que mas, 
        no fue adorno de muertos extraordinario pero su fe y deseo de recordar a sus familiares es idéntico en todos lados.






              




5 comentarios:

AMBAR dijo...

La tradición, es la marca del paso de la vida, que con el tiempo cambia aunque sea despacio.
La diferencia da color y sabor a la historia que cada día nos toca vivir.
Un buen fin de semana y un abrazo.
Ambar

Lyliam dijo...

Sos de Guatemala? Siempre creí que eras nacido en Mexico. Algunas de las costumbres aquí descritas son también de mi país aunque jamás se comería en el cementerio si que se come en los velorios de pueblo aún. Por estos días se iba a votar una ley hasta prohibiendo los velorios que duran unas doce horas. Por una cuestión de salubridad. Temo que muchos se pondrán en contra, las costumbres están muy arraigadas. En lo personal no voy a velorios, yo pienso que a las personas se les cuida vivos y se les lleva flores cuando puedan olerlas pero bueh, respeto tradiciones. Un abrazo Mario guatemalteco!!

escribes conmigo dijo...

ambar Mil gracias por pasar y dejar huella de tu paso siempre es bueno verte por aqui.

hasta pronto Mario

escribes conmigo dijo...

Lyliam:

si soy mexicano orgullosamente mexicano he visitado Guatemala mas de una vez y me gusta estar por allá y es muy bonito no me había tocado esas fechas y tenía curiosidad, la historia no esta terminada tuve que dejarla a medias pero lo mas pronto posible la termino,


mario

maría susana dall occhio dijo...

Méxicano puro!!! Pero viajero sin destino "donde andarás" como dice la canción!! has podido observar diferentes costumbres , perfecta fotos te felicito"!