mis amigos

2 de julio de 2011

El carretón




     Saliendo de casa de mis padres me encuentro con esta bella imagen que me impresiono tanto que no pude menos que sacar la cámara fotográfica t tomar una o dos fotos de tan bello carretón con sus sillas de colores llenando todo su espacio.
     Hoy que reviso las fotografías para ver que poner en el blog la encuentro y vienen a mi mente gran cantidad de recuerdos de la infancia, donde ahora ven esos edificios al fondo era un gran terreno baldío, como lo llamaban todos los vecinos,  en una orilla, la mas cercana a casa vivían en dos casuchas de madera (tejabanes) dos familias que se dedicaban a hacer estas sillas o silletas o sillas de retama por el nombre del arbusto del que obtenían la madera, una cancha donde se jugaba foot bol de las ligas locales los fines de semana al fondo un os postes de alta tensión y bordo donde solíamos correr y contar historias de miedo las cálidas tardes de verano.
    Gratos momentos pasamos de niños en ese gran lote baldío los años pasaron y de las familias aquellas que se mantenían fabricando estas cómodas y económicas sillas creo fueron desalojadas, una de ellas rento una pequeña casa en la cuadra pero al tiempo salieron del barrio y no supimos mas de ellos, de hecho ya la mayoría de los chiquillos que correteábamos en ese lugar rama en mano a la caza de las mariposas que presagiaban la llegada del invierno ya pocos quedan viven en el rumbo pero de vez en cuando cuando visitan al igual que yo a sus padres nos saludamos con agrado y platicamos brevemente recordando los días pasados.
     Perdón tanta divagación por una fotografía pero al verla no pude menos que compartirles un pedazo de mi infancia.  

14 comentarios:

Juan Risueño dijo...

Hoy de plástico te las hacen en serie y por dos pesetas.
Toda esa artesanía manual y de tantas otras cosas, que pasaba de padres a hijos,y tan entrañable, se ha ido perdiendo. Apenas quedan los recuerdos.

Un abrazo, Mario

LA CAJA DE ANBAIRO dijo...

Qué hermosos recuerdos me vienen a la memoria después de ver tu artículo sobre ese carretón repleto de sillas todas ellas artesanales, cuando aún las personas mayores se sentaban a tomar el fresco en la calle sin miedo a nada y los niños correteábamos jugando con aros o con pelotas de trapo.
Gracias por compartir esta añorada foto y este simpático artículo.-
Un abrazo:
Antonio

José Ramón dijo...

Momentos únicos feliz fin de semana
gracias por su visita
Un Cordial Saludo desde Creatividad e imaginación fotos de José Ramón

JUAN dijo...

Es una pena que se pierdan estas artes manuales.Me has recordado también los años de mi infancia en los que veía a las personas sentadas a la puerta de sus casas fabricando objetos de anea y palma que tambien han desaparecido: escobas, sillas, sopladores, etc...
Un placer leerte, Mario. La foto es original, muy colorida y bien tomada.Un abrazo y disfruta de tus vacaciones

escribes conmigo dijo...

Juan R.

Disculpa la tardanza pero estoy fuera de casa y tengo poco acceso a internet por estos días.

si, es una lastima que se pierdan las manualidades para hacerlo todo mas barato y en seríe.

un gusto saludarte mario

escribes conmigo dijo...

Antonío:
Recordar es un poco volver a vivir, y es grato recordar los bellos nomentos de la infancia.

un gusto saludarte y gracias por el comentarío.


hasta pronto Mario

escribes conmigo dijo...

José Ramón:

es un gusto verte por este tu blog.

hasta pronto Mario

escribes conmigo dijo...

Grecias Juan:
por estar siempre y por tan grato comentarío.

es una pena que se pierdan las artesanías que por años alegraron nuestros hogares.

Saludos desde la calurosa Ciudad de Monterrey.

Mario

maria susana dijo...

es un hermoso recuerdo amigo, no solo se trata de las sillas se trata del hermoso recuerdo de tu niñez de esos amigos que se alejan en el tiempo que se vuelven a ver y recordar esos años vividos. Hermosa foto Mario , hermoso relato, lleno de ternura esa ternura que tu tienes amigo pues quien no la tenga no escribiría esto tan delicioso.
un beso Pig!

escribes conmigo dijo...

Susy:

gracias por estar y por tan bello comentario.

hasta pronto mario

Anónimo dijo...

ME ENCANTO, aunque la vdd. lo que tu recuerdas como un terreno valdio yo recuerdo como un parque hermoso & grande a donde solia ir con mis primas & mi hermana estar en la bicicleta jugar a las escondidas correr sin la vdd. saber a donde llegar era simplemente genial tambien mi niñes fue genial, me encanta lo que escribiste, me encanta este blog, nnunca dejes de hacer esto al parecer no soy a la unica persona que le gusta sigue escribiendo... Tequiero!

escribes conmigo dijo...

Gracias Olaya:

Que bueno que te gusta el blog, creo estamos hablando de lugares distintos y opuestos, creo tu hablas del tanque de agua y yo del lugar donde hoy están los condominios, pero en fin lo que importa es que las infancias son maravillosas cuando se tiene la inocencia y el espíritu e imaginación infantil.

Un abrazo Mario

Anónimo dijo...

Mario...
Que gratos recuerdos trajiste a mi mente con tu relato, gracias!!... y los bonitos domingos que disfrutabamos en familia como dices, se quedan en los detalles que nos hacen recordar y trasladarnos a esos tiempos con tus palabras.... :)

Saludos... Paty

escribes conmigo dijo...

gracias Paty :

siempre recordar es volver a vivir.

Un abrazo Mario