mis amigos

27 de abril de 2011

REFLEJOS



              De pronto la altiva palmera se asusto al verse reflejada en aquel charco de agua producto de la lluvia que todavía no cesa, se contempla detenidamente como que algo no le acaba de gustar de la imagen que ve, piensa por largo rato viendo sus hermosas hojas moviéndose al viento, se divierte al ver al pequeño pajarito posarse en una de ellas y siente un pequeño cosquilleo, al retirarse el ave retoma su reflexión... ¿que es lo que no le gusta de su imagen reflejada.
              Por fin después de pensarlo y repensarlo varias veces se da cuenta que lo que no le termina de gustar es que ella se ve algo corta y gorda porque ella siempre se ha visto como la mas alta y esbelta de todo aquel paseo. 

6 comentarios:

Juan Risueño dijo...

El espejo no miente. Como le pasó a la madrastra de cenicienta:
-Espejito, espejito...
- Ni espejito ni leches, lo que hay es lo que hay.

No has podido escoger una palmera más cachonda, amigo Mario.

Un abrazo

María Susana dijo...

la palmera solo vio lo que ese reflejo le mostró ,muchas veces vemos los que el "reflejo nos muestra" y quizás solo nos guiamos por eso, puede mostranos belleza cuando en realidad dentro nuestro no la hay, puede mostrarnos fealdad, cuando por dentro somos bellos y puros.
La palmera , como los seres humanos pretendió ser quizás lo que en realidad no era y se olvidó que su belleza no estaba en su altura sino en la ternura de su tamaño y en esas hojitas bellas que se mecían con el viento

JUAN dijo...

Lo que demuestra que nadie está contento con lo que tiene. Lo vemos diariamente entre famosas que están buenísimas, pero ellas se quitan o ponen pechos, se quitan redondeces y se estiran las pieles. Todo su mundo es la apariencia.

A esa palmera tuya lo que le pasa es que le va la marcha. Un abrazo

escribes conmigo dijo...

jaja
Juan R:
Un gusto verte por este tu blog, la pobre palmera y sus complejos.

hasta pronto Mario.

escribes conmigo dijo...

Susy:
Los reflejos formados por la lluvia con mucha frecuencia tienden a distorsión.
pero la palmera como todos tiende a verse con ojos de bondad y siempre se ve hermosa.

un gusto saludarte y hasta pronto Mario

escribes conmigo dijo...

lo que pasa con esas personalidades es que están mal proporcionadas...
porque no me la han proporcionado a mi.

Un gusto saludarte Juan.

Hasta pronto Mario