mis amigos

31 de octubre de 2012

Me quiere (parte final)





        -Me quiere.
        -No me quiere.

        El aprieta con delicadeza sus pechos, gime cuando ella aprisiona su miembro entre sus manos, el golpea ansioso su nalgas, ella reacciona con un sensual lamento mas por placer que de dolor… los juegos se intercambian, el desesperado por poseerla y ella prolongando el momento, profesional en su trabajo, sabe que esos detalles pueden hacerle volver y buscarla una y otra vez.
Gemidos y caricias suben cada vez más el tono de la relación. Cuando ella, que es la que lleva el ritmo de los acontecimientos decide que es el momento idóneo.

-Me quiere.
-no me quiere.
-Me quiere.
Termina de deshojar la flor roja, con mucho cuidado coloca el último pétalo, suspira fuerte como si en ese suspiro se fuera su alma. Deja a un lado el tallo de la flor, toma como acariciando la flor rosa y sigue con el ritual después de haber terminado positivo en la anterior, recuerda como si en ese momento fuera, el día que le dio el anillo de compromiso y le pidió unieran sus vidas para siempre.
Pero recordó también, la sonrisa emocionada de su compañera de trabajo cuando casualmente se encontraron en alguna de las calles del centro, el, se la presenta como su prometida y ella ensombrece su mirada y apaga la sonrisa, lo recuerda como si estuviera pasando en ese mismo instantes.
Poco a poco, el centro del corazón de pétalos se tiñe de rosa sin dejar un solo hueco donde pudiera verse la mesa en el fondo.
-Me quiere.
-No me quiere.

Ella se acomoda lentamente, el se pone tenso como queriendo no estropear él momento, llega hasta el final la penetración, el permanece inmóvil contemplando complacido su rostro que refleja un poco de dolor y de placer, ella mueve de un lado a otro su cabeza, buscando que su larga cabellera se acomode libremente sobre su espalda desnuda.
Despacio, con calma, ella empieza a hacer movimientos cadenciosos, arriba y abajo, primero con lentitud, luego acelera poco a poco para que el disfrute el momento al máximo.

-Me quiere.
-No me quiere.
La flore es deshojada lentamente y los pétalos desprendidos, rellenan el colorido corazón, entre suspiros y recuerdos, van pasando los minutos que para ella son eternos, ansiosa por conocer la respuesta, corta más rápido y acomoda a la perfección los pétalos en el centro de su corazón sobre la mesa.
Voltea y ver el reloj al recordar que él no tarda mucho en llegar, quedo de pasar por ella para visitar algunas tiendas y separar varios de los muebles que usaran en su futuro hogar, en una hora el estará puntual en la puerta, como es su costumbre.
-Me quiere,
-No me quiere.

El en un arranque desenfrenado levanta su cabeza de la almohada haciendo y con deseo besa y muerde sus bustos, ella lo retira con rapidez y deja que su pelo caiga sobre su rostro, el está a punto de terminar el momento de éxtasis,  está al límite.

-Me quiere.
La flor esta ya casi sin pétalos, el corazón está por ser terminado, los suspiros son más frecuentes y la desesperación por saber que le dirá la flor va en aumento.

-No me quiere.

El convulsiona, su sudor que corría por sus mejillas, aparece ya por todo el cuerpo, ella continua con sus movimientos rítmicos, su respiración es cada vez más agitada, de su garganta salen sonidos guturales.

-Me quiere.

Ella sonríe feliz al ver su corazón a punto de ser terminado, contenta al recordar que su boda está cerca, de lo soñada que se verá con su vestido de novia.  –Será la envidia de todas sus amigas solteronas.

-No me quiere.

Las convulsiones se hacen presentes el está derramándose, ella satisfecha por su trabajo sonríe fingiendo un leve rubor y algo de  timidez, se levanta despacio y se deja caer a su lado.
El busca en su camisa un cigarrillo, lo enciende,… cerrando los ojos para fumar  satisfecho por la faena lograda, al sacar el humo por la nariz piensa con amor en su prometida seguro que podrá estar a la altura y que podrá hacerla feliz, satisfacerla y de que con ella no necesitara mas estos desahogos.

-No me quiere.

 Ella Titubea  y piensa.
-Es solo un estúpido juego, estoy segura que él me quiere y que seremos muy felices siempre.
Deja el tallo en la mesa y corre a su recamara para arreglarse y estar radiante a la hora que el llegue, no falta ya mucho tiempo.    

Atrás queda el corazón en la mesa y la prostituta en la esquina.



14 comentarios:

Anónimo dijo...

Mario, una historia que ala vez es dulce y erotica..la novia tierna esperando a su amado..y el...gozando sin amar..me quiere no me quiere.

Me ha gustado amigo,te felicito sinceramente.Y te dejo un fuerte y
cariñoso abrazo

May

fus dijo...

Un texto agridulce. Enhorabuena

un saludo

fus

JUAN dijo...

Bello trabajo, aunque deja un sabor amargo.Leí los dos capítulos.Un abrazo, Mario

Lyliam dijo...

Querido Mario, sigue siendo triste, no entiendo el sexo sin amor, seré un poco tonta. El mundo no me asusta, ni los seres humanos. Lo que me asusta es que todo se enfríe al punto de que cualquier cosa parezca normal, natural, o necesaria. Hemos estado creando un mundo egoísta en donde reina el yoismo y en donde se desvirtúa todo lo hermoso que tiene una relación hombre-mujer. Sería tan bello que primara el sentimiento y que esas ganas se reservaran para la persona amada ¿que importa el rendimiento o la experiencia? Cuando uno ama en verdad, la entrega es tan sublime que lo supera todo.
Escribes y describes muy bien amigo, eres excelente relatando, solo me explayé dejando mi sentir que espero no te disguste. Un abrazo enorme y quedo esperando tus historias.

escribes conmigo dijo...

May Amiga:

La vida no siempre es como la esperamos y lo que puede suceder en ella es impredecible.
por eso da pie a que se escriban un sin fin de historias.

un gusto saludarte y mil gracias por la visita.

Mario

Magia da Inês dijo...


¸.•°✿⊱╮
°✿ Olá, amigo!

Você é um excelente escritor.
Ótimo mês de novembro!

Bom fim de semana!
Beijinhos do Brasil.°✿
♫•*¨*•.¸¸✿✿¸¸.•*¨*•♫

MuCha dijo...

Me encantó encontrarte te dejo flores y gracias por compartir con nosotros tu pasion

AMBAR dijo...

La vida es una mezcla incomprensible de situaciones, quien puede estar seguro de un amor? queremos y nos quieren, pero hasta que punto, realmente nos quieren y queremos tal y como esperamos o esperan que así sea, me temo que no siempre sucede así.
Muy bien escrito.
Un abrazo.
Ambar.

escribes conmigo dijo...

Fus:

bienvenido a este tu blog y gracias por el comentario.

Hasta pronto Mario

escribes conmigo dijo...

Gracias Juan por estar siempre y por dejar huella al pasar.

Hasta pronto mario

escribes conmigo dijo...

Lyliam:

Gracias por el comentario, es parte de lo pretendido dejar una polémica para los comentarios, comparto tu punto de vista y ACLARO el escrito es solo eso, nada personal.

hasta pronto mario

escribes conmigo dijo...

Ines:

Me sonroja el elogio.

Gracias por el comentario


mario

escribes conmigo dijo...

mucha:

bienvenida a este tu blog, puedes volver cuantas veces gustes.

mario

escribes conmigo dijo...

ambar:
Cada caso es distinto y cada cabeza es un mundo.

parte de la idea al escribir el tema es que cada uno externe su opinión que estoy seguro sera muy variado.

como siempre un gusto tenerte por este tu blog


mario