mis amigos

6 de diciembre de 2010

CUENTA LA HISTORIA



Cuenta la historia 
      Que en tiempos de la colonia llega a Querétaro el Marquez de Villa del Villar  apara gobernar esas tierras ricas en minería pero también ricas en carencias; Y también llega cierta monja química y enfermera a un convento hospital del lugar.
       La gente moría con mas frecuencia de lo normal, la población indígena que era la mayoría y aparte la mano de obra para casi todas las actividades era la mas afectada, El Marquez preocupado por los deceso que también mermaban la población española acude al convento hospital y habla con la religiosa química pidiéndole que investigue cual es la causa de tantas muertes conversan un rato y al dejarla el tiene una  muy grata impresión de ella que por cierto no es nada fea y es muy letrada, pasan los días y el con cierta frecuencia acude al convento para enterarse de los avances de su investigación; Poco a poco  el se enamora de ella y cuando ella le da ...(no piensen mal)  los resultados el le declara su amor a lo cual ella le responde: que es imposible ese amor porque ella es una religiosa y esta casada con cristo y porque además su esposa y ellas son primas, pero que si quiere demostarle su amor sacie su sed llevando agua pura y fresca al convento ya que la causa de tantas muertes era el que se tomaba agua contaminada por las minas y en especial por las tenerías que vertían los desechos a los ríos.
         El marques para cumplir los deceso de la mujer que amaba mandó construir un enorme acueducto que llevara agua fresca y pura a su amada hasta las puertas del convento.
            

4 comentarios:

JUAN dijo...

¡Caray, que historia más romántica!
No la conocía y me alegro de que me la hayas enseñado. Es un buen argumento para un relato.
El acueducto se conserva muy bien, parace de ahora.Hay mucha diferencia con los que tenemos de os romanos.
Un abrazo

José Ramón dijo...

Impresionante información
Gracias por sus visitas y comentarios
Un Cordial Saludo desde Creatividad e imaginación fotos de José Ramón

escribes conmigo dijo...

Juan
Este es español, con mano de obra local lastima que ahora sirva para que los estudiantes borrachos se reten a ver quien camina mas lejos sin caerse.
La historia es bella y solo una de las bellas leyendas que tiene el país como el callejón del beso y muchas mas.

hasta pronto Mario

escribes conmigo dijo...

José Ramón:

Siempre es un gusto pasar por tu blog y un placer verte por aquí.


hasta pronto Mario