mis amigos

7 de noviembre de 2009

Bueno, ya que se antoja un café de hoya pues vayamos imaginando una historia en el campo, con dos compadres que sentados al calor de una fogata toman un café calientito para calentarse las tripas ya que el frío de la noche calaba hasta los huesos. Platicaron alegremente de viejos tiempos, de personas y situaciones comunes a ambos. Dieron cuenta de varias Jarras de café aromatizado por la canela y endulzado por un poco de pilonsillo y azúcar, bien abrigados con sus jorongos porque el viento frío les congelaba las orejas. Platicaron de los amigos y familiares que con el paso de los años han pasado a mejor vida, que Dios los tenga en su santa gloria, de las aventuras que pasaron el la revolución al servicio del general Villa, de como las balas les pasaban silbando tan cerca que por puro milagro no les dieron, la platica fue amena y divertida al pareciera que tenían una eternidad sin encontrarse. Las largas horas transcurrieron y ya casi para que aclarara la mañana dijo uno de ellos. -Vamos tomandonos el ultimo cafecito porque ya viene siendo hora de irnos compadrito nos vemos aquí el próximo dos de noviembre. Apenas clareaba la mañana, el pequeño niño pastoreaba sus chivas y al pasar junto a las viejas cruces sobre la loma cerca del río se sorprendió al ver dos jarros medios de café todavía humeando.

10 comentarios:

JUAN dijo...

Curiosa reunión de almas. Hay cosas que no sé qué son, como el pilonsillo y el jorongo.
Original el final. Me ha gustado.
Y las figuritas también. Yo tengo algunas que traje de Sudáfrica.
Un abrazo

escribes conmigo dijo...

Juan:
pilonsillo (en algunos lugares "panela")es una especie de dulce que se hace calentando la melaza que sale de la caña de azúcar se calienta y se deja enfriar en moldes, queda un dulce solido y café oscuro.
Jorongo es una prenda parecido a una mata gruesa que tiene una abertura al centro para metere la cabeza generalmente es hecha a base de lana para proteger del frío, creo en algunos lados le llaman poncho.
las figurillas son de barro y obtienen su color negro brillante al ser bruñidas y frotadas con ceniza.
un abrazo

JUAN dijo...

Ahora sí, entiendo. El pilonsillo no lo he probado ni visto;pero el poncho lo ha usado mi esposa.
Gracias por la aclaración. Abrazos.

Antonio dijo...

Bueno, al parecer les dieron las balas, u otro amacuco que se los llevó y solo se encuentran el día de difuntos.
Un saludo, Mario

María Susana dijo...

como todos tus cuentos mi querido pig como todos! un beso grande estoy buscando tumail no lo tengo necesito decirte algo besos
maria susana

escribes conmigo dijo...

Juan: el Poncho es el que usa Klint Eswood (o como se escriba)en la película el bueno el malo y el feo.
del pilinsillo busco o tomo una foto y te la envió.
un gusto que andes por aquí y no te des a decear tanto que May no deja de preguntarme por ti.
Un abrazo mario

escribes conmigo dijo...

Antonio:
Ahí que ver de algunos difuntos tan despistados que todavía no se han dado cuenta que ya murieron.
Un gusto verte por este tu blog.

un abrazo mario

escribes conmigo dijo...

el mail es mario_garza_@hotmail.com
gracias por darte una vuelta por este tú blog.

Un abrazo mario (pig)

Margarita dijo...

Mario, qué despiste, esta entrada ya la había leído y juraría que te había dejado comentario, pero veo que no. parece que las balas hicieron algo más que silbarles al lado. El final con las tazas humeantes, le da ese toque fantasmagórico y de misterio, me gustó.

Eso dicen, compañero, que algunos no se dan cuentan de cual es su nueva situación.

Las figuras de la foto me han encantado, me resultan muy curiosas. Una historia bien llevada. A mí me encantan estos temas :).

Un abrazo,

Margarita

escribes conmigo dijo...

Margarita:
Los duendes de la electrónica andan sueltos estos días y hacen travesuras, yo he perdido comentarios en diferentes lugares y no se como pero sucede.
Un gusto verte por este tu blog.

hasta pronto mario