mis amigos

19 de abril de 2009

Dolor en el alma

Dolor en el alma

(a mis padres)

Como me duele quererte

cuando declina tu vida

como desespero al verte

cuando tu fuerza se mina.

Las enfermedades te acosan

los viejos golpes retornan,

tus años ya son recuerdos

que por ratos se te olvidan.

Cuanto te pesan los años

cuando la salud se ausenta

porque los huesos se cansan

y lenta se aleja la vista.

Quisiera quererte menos

y así no sufrir contigo

la pérdida de tus fuerzas

el lento fin de tus días.

Te quiero y desespero

al no poder ayudarte,

al no poder yo darte

la salud que deseo.

Te quiero y desearía

olvidar la impotencia,

tú sufres la angustia

yo sufro tu melancolía.

Como me duele quererte

con mi corazón entero

me duele porque te quiero

y te quiero hasta la muerte.

-o-

El quererte me duele tanto

dentro hasta el fondeo del corazón

es un gran dolor que desangra

lentamente a mi interior.

Casi no puedo soportar

que tu aliento desvanece

que tu fuerza languidece

con los años que acumulas.

Te quiero tanto que quiero

darte de mí integra mi fuerza

mi salud entera regalarte

feliz verte yo añoro.

Tú me trajiste al mundo

con gran amor me cuidaste

formaste de mí todo un hombre

disfrutaste con orgullo mis logros.

Quisiera quererte menos

para no sufrir yo tanto

pero el dolor es lo de menos

cuando se ama tanto.

6 comentarios:

JUAN dijo...

¡Orale, Mario! Precioso homenaje al hombre que te dio el ser, que dedicó su vida a amarte y cuidarte, alegrándose contigo de tus avances.

Me ha gustado mucho, muchísimo. Te felicito.
Un abrazo para mabos , tu padre y tú.

escribes conmigo dijo...

Mil gracias Juan:
Celebro que te gustaran los poemas porque en realidad son dos.
recibirá mi padre los saludos de tu parte ahora que lo visite a principios del mes próximo.
un gusto contar siempre con tu visita.

Mario

Elisabet dijo...

Hola, Mario,

he venido a tu blog desde Prosófagos. Me ha emocionado leer el poema a tus padres. Todos pasaremos por eso... La foto es preciosa, ¡eran guapísimos! Ojalá puedan leer o escuchar tus poemas.

Un abrazo para ellos y para ti.

Elisabet

Por cierto, si quieres que te envíe poemas para el blog, puedo mandarte alguno, aunque no son muy buenos, pero en fin... :)

escribes conmigo dijo...

Elisabet:
Gracias por pasar y dejar tan grato comentario, claro que ellos recibirían tu saludo y les leeré el poema en mi ya muy próxima visita les mostrare los comentarios también.
Claro que puedes enviarme poemas o narraciones, con gusto los incluiré dándote el crédito y si hace falta alguna foto buscamos laguna que le venga bien al tema.

abrazos y hasta pronto pig

Ana Márquez dijo...

Me has emocionado. Espero que tus padres tengan al menos paz, que es lo más importante cuando el cuerpo ya no aguanta. Los dos eran hermosos, y estoy segura de que lo siguen siendo. Un abrazo fuerte, poeta.

escribes conmigo dijo...

Ana:
un placer encontrarte por aquí, el que tiene en la juventud guarda para la vejez, ellos siguen siendo (a mis ojos)hermosos, gracias a Dios si tiene paz y no los dejan solos mis hermanas que viven cerca de ellos.

un abrazo pig